Una variante más potente de cannabis triplica el riesgo de brotes psicóticos

º


18 febrero, 2015
Fuente: The Lancet
Fecha: Febrero 2015


MADRID, 16 Feb. (EUROPA PRESS) -
Investigadores del Kings College de Londres (Reino Unido) han descubierto que uno de cada cuatro brotes psicóticos causados por el cannabis están asociados a una variante de esta droga conocida como ‘skunk’ o mofeta, que según han visto triplica el riesgo de sufrir estos trastornos.





El trabajo, cuyos resultados publica la revista ‘Lancet Psychiatry’, sugiere que este mayor riesgo está asociado a una mayor presencia de tetrahidrocannabinol (THC), principal ingrediente psicoactivo que en otras variantes, como el hachís, está en niveles más bajos.
A diferencia del ‘skunk’, el hachís contiene cantidades de otro químico llamado cannabidiol (CDB), y la investigación sugiere que puede actuar como un antídoto para el THC, contrarrestando los efectos secundarios que ocasiona.
Los brotes psicóticos causan delirios o alucinaciones que pueden estar relacionados también con otros trastornos psiquiátricos como la esquizofrenia o el trastorno bipolar.
Los autores investigaron a 780 personas de las cuales algo más de la mitad (410) habían sido ingresadas por un brote psicótico causado por el consumo de esta sustancia, y vieron que el 24 por ciento de los brotes psicóticos registrados se produjeron en usuarios de esta variante. De hecho, el riesgo de psicosis era cinco veces mayor en quienes la consumían a diario.
En cambio, los autores vieron que el consumo de hachís no se asoció a ningún riesgo de psicosis. A diferencia del ‘skunk’, el hachís contiene cantidades de otra sustancia química llamada cannabidiol (CDB), y la investigación sugiere que puede actuar como un antídoto para el THC, contrarrestando los efectos secundarios que ocasiona.
La investigadora Marta di Forti, una de las autoras del trabajo, ha explicado a la BBC que esta variante del cannabis puede considerarse ‘made in England’ ya que hay varios informes policiales que alertan de que Reino Unido se han convertido en un gran productor y exportador de esta sustancia.
Por ello, anima a los médicos a estar atentos ante estos síntomas para indagar si puede haber detrás el cannabis y, en ese caso, conocer el tipo y la frecuencia de consumo.
Un portavoz del Ministerio británico del Interior ha reconocido que estos hallazgos respaldan el enfoque de que “las drogas como el cannabis son ilegales porque la evidencia científica demuestra que son perjudiciales”. “Este informe sirve para enfatizar cómo pueden destruir vidas y comunidades”, han defendido.

Más artículos